encorda2
Opiniones Seguridad en montaña Enero, 2015

Montañero experto, ¡verdad!

Montañismo responsable

Me acerqué despacio, tenía miedo de que se asustara de mí, que se moviera o que se echara a llorar al ver que me dirigía hacia ella, era una niña de unos 2 o 3 años, estaba en un terraplén sentada en una piedra, a penas a un metro de ella abrió los brazos para abrazarse a mí y supe que todo iría bien, la levanté y se enganchó a mi cuello con fuerza, daba la sensación de que estuviera esperándome, tuve una sensación difícil de explicar entre la fragilidad de aquel ser, lo poco que pesaba, su tranquilidad y la fuerza que tenía, ¿te duele algo? – el pié, me dijo con una pequeña voz que me llegó al alma, su madre con la cadera fracturada, a pocos metros el marido con otra fractura menor, fue casualidad, pasábamos por allí a pocos minutos de producirse el desafortunado accidente.

En otra ocasión una mujer deambulaba, completamente desesperada ante malas noticias, hasta que dio con mi pecho y comenzó a llorar desconsoladamente, sin tener ni una sola palabra que pudiera ser de consuelo, cada accidente en montaña grave o que conlleva la perdida de vidas, deja huella y cicatrices a todos, más si es algún menor el que se va demasiado pronto.

En ocasiones el perfil de los sufridores de los accidentes en montaña, suelen ser esas personas que tienen una fe ciega en nuestras capacidades, el cabeza de familia, el amigo que todo lo sabe, seguro de sí mismo y que todos y él mismo se considera: experto montañero.

Le pido que cite curriculum, que vuelva a realizar el mismo nudo, la misma maniobra para contrastar esa excelencia que con arrogancia todavía mantiene, te das cuenta de que apenas tiene comprendidos conceptos básicos, que ha sido un autodidacta caótico y que no sabe aún lo que le quedaba por aprender.

Balmat y Paccard

Balmat y Paccard

Qué preguntas debemos hacernos para saber si somos montañeros expertos, montañeros con experiencia, montañero habitual, por poner solamente tres conceptos en los que movernos, y así no generar en los demás expectativas que no se corresponden con nuestras aptitudes, sobre todo y en primer lugar ser modestos, honestos y generosos con nosotros y con los demás.

seguridad en montaña

seguridad en montaña

Montañero experto: una persona que además de planificar, conocer el medio, anticiparse  los problemas, tiene buena condición física y técnica de varias especialidades, acepta la exposición, la incertidumbre con una madurez psíquica, es resiliente y tenaz ante la adversidad, sigue formándose, comprende con la observación del lenguaje gestual del grupo y su comportamiento el nivel general. Sabe si el material que lleva él y el resto, será un contratiempo más adelante, sabe desistir de una actividad por él mismo o por el resto.

Errores: Ambición, no ver que el punto más débil es la discrepancia de objetivos en la cordada, o que el resto del grupo o compañero tendrá problemas. No ser generoso y renunciar por los demás.

Montañero con experiencia: Planificamos las actividades, pero salimos con otras personas a las que dejamos el peso de la actividad, hacemos actividades técnicas o complejas con otras de superior nivel, las hacemos cuando hace buen tiempo, siempre es una buena experiencia, llevamos buen material que nos da confianza, puede que prescindamos de mantener forma física y de formarnos porque pensamos que estamos aprendiendo bien, aprendemos de una persona que aún nos enseña cosas.

Errores: No reconocer que nuestras experiencias nos la aporta una personas experta, o que la obtenemos siempre en condiciones optimas, no ser honestos.

Montañero habitual: Persona que sale mucho a la montaña, siempre por los mismos sitios, conoce muy bien la zona, es montañero endémico, no conoce otros lugares por sí mismo, pero se apunta a la seguridad del grupo a cualquier salida que no conoce, no planifica, confía en el conocimiento del medio que le ha dado las numerosas salidas, y lo hace por recorridos que ya conoce.

Errores: La modestia de no saber que nuestra experiencia es frágil, aunque el número de horas en la montaña pueda ser amplio no confiarse, su aprendizaje no está en progresión.

Montañismo responsable

Montañismo responsable

Este post está dirigido a montañeros que salen en grupo, en parejas que son autodidactas, etc, no a profesionales de la montaña o a personas que dirigen grupos, ellos ya se forman, aunque siempre está bien leer ampliar conocimientos, esto que he escrito, así de una sentada, sin documentarme sobre conceptos de experiencia y número de horas que hay descritos en diferentes publicaciones, espero os os ayude a autoevaluaros para no generar falsas expectativas a vuestros amigos o seres queridos, y sino contratar a un guía, un profesional de la montaña.

Este post me gustaría que fuera un ejercicio de reflexión para saber qué tipo de rol debo aceptar cuando salgo a la montaña, para así evitar los primeros párrafos con los que he comenzado, y seguramente muchas más lágrimas de una realidad que va en auge.

Podéis comentar sobre si os parece que falta, sobra o no es adecuada esta clasificación de experiencia.

Os dejo un vídeo sobre cómo es la progresión en alpinismo y demás especialidades, a mi manera de ver, ¡por supuesto!

Te interesa leer:

Progresión al alpinismo

Imagen de previsualización de YouTube

También puede interesarte

Caída en grieta: rescate y hospitalización

24 Febrero, 2014

Corte de cuerda: Cuerda contra cuerda

22 Octubre, 2012

Educación en seguridad en montaña

30 Septiembre, 2013

Deja una respuesta

15 Comentarios

  • Responder Víctor Fernández 27 Enero, 2015 a las 5:31 am

    Muy buen post! No sólo sirve para montañeros, sino para cualquier tipo de guía, ya sea profesional u ocasional. Un 10!

    • Responder encorda2 27 Enero, 2015 a las 12:12 pm

      Gracias Víctor! me alegra que te haya gustado el post, desde luego que vale para más ámbitos, este es un ejercicio de reflexión, para intentar ser más objetivos a la hora de difinir nuestras capacidades.

  • Responder susana 27 Enero, 2015 a las 11:25 am

    Bueno, muchas veces los que agrupas en “montañeros habituales” estudian los caminos que van a hacer aunque estén más que marcados, miran el tiempo que va a hacer, llevan de todo en la mochila aunque sea una ruta de tres horas y tienen respeto sobre lo que les pueda ocurrir y que no es predecible. Aún así nadie esta libre de un accidente. A veces la diferencia entre el que tiene el accidente y el que no lo tiene es simplemente azar.
    No sé ni si soy montañera (siempre voy con alguien, siempre temerosa de lo que pueda pasar y por suerte sin ningún percance en 25 años) pero intentando disfrutar de cada momento en la montaña. Eso sí, si tengo dudas de mis capacidades por mucho que diga el que tiene mas conocimientos del grupo me doy vuelta o espero a que ellos hagan la actividad y no se me cae la cara de vergüenza. Para mi seria mas vergonzoso hacer algo para lo que no estoy preparada y meter en un problema al resto.
    La respuesta es casi mas larga que el artículo y no tan buena, dudo en darle al botón de comentar pero creo que aporta algo más. Y por si no queda claro muy bueno tu post.

    • Responder encorda2 27 Enero, 2015 a las 12:28 pm

      Hola Susana! me alegra que te haya gustado el post, es una disertación sobre algunas situaciones que se me han dado, estoy seguro de que será un post abierto a nuevas ideas y reediciones como hago con otros post, pienso que un montañero habitual que planifica y se preocupa un poco más de la planificación, estará más, o muy cerca de la categoría de montañero con experiencia. No obstante sé que injusto haber hecho solamente tres categorías dentro del ámbito de la experiencia, el objetivo es hacer reflexionar antes que intentar definir a nadie es estas categorías, mi intención es ayudar a ser objetivo en una autoevaluación, y no poner en ellas a cada montañero, desde luego que hay muchos matices como apuntas.
      Respecto a los accidentes yo diferencio dos tipos, una torcedura de tobillo al pisar mal o similares, el azar que comentas, y otra las que corresponden a una mala planificación y a no haber anticipado situaciones que la experiencia nos va enseñando, es a estos últimos a los que me refiero.
      Muchas gracias por tu aportación, sin duda iré readaptando el texto con vuestros comentarios. Saludos.

  • Responder susana 27 Enero, 2015 a las 1:45 pm

    Totalmente de acuerdo contigo

  • Responder Juan 27 Enero, 2015 a las 6:19 pm

    Muy buen post, si tu intención era hacer recapacitar al lector para que sea más humilde y consciente de la realidad de la montaña, lo has conseguido. Aunque hay partes del texto que no he conseguido entender muy bien, el mensaje llega.
    Salu2

  • Responder Alberto Moreno 27 Enero, 2015 a las 6:30 pm

    Me parece un post sencillo que invita a la reflexión de cada uno de nosotros en cuanto a nuestras capacidades, las del grupo, el desarrollo de la actividad, y las necesidades de la misma.

    Este análisis servirá para que las tres categorías sean conscientes de lo que conlleva una salida, que no solo es ir y disfrutar. Hay una planificación detrás y mucho tiempo pensando en las necesidades, contratiempos, etc.

    Asimismo mencionas los errores de cada grupo evaluado, que facilitará la consciencia, el conocimiento, y la posibilidad de reconocerlo y evitarlo.

    Como te he dicho muy buen post, solo añadiría que cualquiera que forme parte de una salida, tal y como dice anteriormente Susana, puede decir no a lo que vea complicado, peligroso, arriesgado o simplemente no lo vea, como dice un amigo, fácil no tiene por qué ser sinónimo de ausente de riesgo. Pues eso, observar la posibilidad de renunciar, la montaña seguirá allí y podremos volver, si queremos, a cumplir nuestros objetivos cuando estemos suficientemente preparados, se den las condiciones de material, capacidad, Metereologia, etc.

    No me extiendo mas que no paro. Aio

    • Responder encorda2 6 Febrero, 2015 a las 12:06 pm

      Gracias por al comentario Alberto! como dices fácil no es ausente de riesgo,la mayoría de accidentes ocurren en terreno “fácil”

  • Responder Avelino 31 Enero, 2015 a las 8:43 pm

    Muy acertado el comentario,aunque de valores, hay los que hay,en la ciudad y en el monte ,quien los tiene los tiene,sobre todo humildad,la montaña pone en tu sitio rapidamente a quien se excede,ariesga,etc. haciendo pagar por ello.

    • Responder encorda2 6 Febrero, 2015 a las 12:09 pm

      Hola Avelino! es verdad, la montaña lo que hace es potenciar esos valores, los buenos y los malos, el hecho de ser montañero no significa que aparezcan por generación espontánea.

  • Responder JUANMA 4 Febrero, 2015 a las 5:56 pm

    Totalmente de acuerdo. Para que todo salga bien hay que pensar en todo lo que puede salir mal. Al planificar una actividad en montaña hay que actuar como “abogado del diablo” y llevar la mochila y la cabeza llena de “por si” y de “y si”.
    Salu2 a los amantes de la montaña, eso sí, con seguridad.

  • Responder Roberto Alvarez Torres 25 Abril, 2015 a las 1:58 pm

    Enhora buena por toda tu labor altruista, es de admirar estuve en una charla que diste en Priego de cordoba reciente mente, es cierto que ser auto didacta acarrea cometer herrores y la formacion tanto interne dentro de un club como externa a traves de federaciones colectivos etc es fundamental para adquirir conceptos y renovarse tratar cada salida por facil y trilloteada que tengas la zona con toda la humildad de el mundo y poniendo todos los medios de seguridad aunque creamos que sean excesivos nos puede diferenciar la jornada entre pasar un rato de disfrute o uno fatidico.me gustaria tambien si pudieras hablar sobre el tema de los seguros y las salidas en clubes y entre amigos o familiares exporadicas y en caso de accidente o atencion de algun cuerpo de el estado segun la gravedad si conllevaria a problemas judiciales, hay mucha controversia con ese tema y gente reacia que es asiduo de la montaña y piensa que cada uno es responsable de sus actos. un saludo y mil gracias por tu labor

  • Responder A.Sanchez 25 Abril, 2015 a las 2:32 pm

    Estupendo Pedro. Una de las cosas mejores, la humildad de reconocer que los tres perfiles tienen errores, incluso el montañero experto debe seguir alerta en todo momento. Me gustan las tres clasificaciones y por supuesto que llegan. Enhorabuena.

  • Responder Pels 27 Abril, 2015 a las 10:17 am

    Me ha gustado mucho la entrada. Creo que es acertada. Debo decir que en mi caso y dependiendo de la actividad y la gente con la que vaya me puedo situar en un grupo u otro. En todo caso excelente artículo.

  • Responder Jorge RV 31 Diciembre, 2015 a las 12:10 am

    Buenas noches
    Después de leer tu post y los comentarios al respecto, no hay nada más lejos de la realidad, el peligro está donde menos te lo imaginas. De manera breve, tras 35 años de los 40 que tengo en la montaña, hace un año tras haber estado en la cima de Peñalara en el P.N. Guadarrama, en el descenso y a 300 mts del parking del Pto. de Cotos, andando con un amigo comentando la subida a Peñalara, un resbalón estúpido en la nieve……..el resutado fue fractura espiroidea de tibia y peronne ( 2 placas y 12 tornillos). En la mochila, ropa termica, frontal, barritas, brújula, crampones,…..vamos, que no cabía un “y si…..”, el azar, la “mala suerte”, la estadística existe al igual que el riesgo cero no existe, será muy pequeño, pero a la montaña hay que respetarla siempre, los 365 días del año y en invierno más!!!!!, la montaña no entiende de tipos de montañeros a mi entender. Asimismo, y a pesar de este accidente, he empezado de nuevo y seguire llendo a la montaña con la misma pasión y con mayor respeto si cabe que antes frente a un accidente cuando menos estúpido, andando!!!!!
    Aprovechar para dar las gracias a gente como tú que velais por todos nosotros y al Servicio de Bomberos de la CAM por rescatarme aunque sea a 300 mts de un parking
    Darte la enhorabuena por tu blog y por la profesionalidad, seriedad y tratamiento de la información publicada.
    Un saludo.

  • Pin It
    [ + ]