encorda2
Alpinismo Practicas febrero, 2013

Progresión con crampones

Montañismo responsable es un proyecto de seguridad en montaña de la Federación Andaluza de Montañismo, que consiste en inducir buenas prácticas en la realización del montañismo invernal o alpinismo, como más nos guste, llevamos unas cuantas ediciones para mí está siendo un gran campo de pruebas para ver los hábitos nocivos que pudieran ser los precursores de un accidente en montaña.

En la progresión con crampones el detalle que más me gustaría resaltar son las ataduras de las correas de los crampones, debajo tenemos unos crampones correctamente atados y como se puede ver en la parte interior de la bota no existe ningún tipo de nudo u obstáculo que pudiera hacer que sufriéramos un enganchón con las puntas de los crampones y que este provocara la caída.

Correa crampón semiautomático

Correa crampón semiautomático

En a siguiente fotografía me gustaría que os fijarais cómo a pesar de que los crampones están cada uno en su pie, el crampón derecho en el pie derecho e igual pasa con el izquierdo, las hebillas para terminar de apretar las correas, están en la parte interior, dispuesto de esta manera es muy fácil que nos enganchemos con él, a parte, las puntas de estos crampones en particular eran un tanto largas, con lo que era más fácil que se produjera el enganchón, lo resolvimos pasando las hebillas al otro lado, simplemente había que pasar más cinta por la fijación de la talonera hasta que estás quedarán por la parte exterior.

Correas de los crampones

Correas de los crampones

En esta otra fotografía vemos como están las hebillas de tensado de las correas están por la parte exterior, pero demasiado cerca de la puntera de la bota, y el nudo que hacemos con la cinta que sobra invade parte de la parte interior de la bota, pudiendo sufrir todavía algún tropiezo por este motivo, en esta fotografía quizás un tanto exigente, está casi bien.

Atadura crampón semiautomático

Atadura crampón semiautomático

Una vez tenemos bien colocados los crampones y libres las partes interiores de lo que pueda hacernos tropezar, hemos de pensar que la mayor parte de los accidentes en montaña se producen en el descenso, con una buena técnica de cramponaje en la subida es más difícil cometer errores, nuestra posición es más cómoda y la dirección de nuestro frente nos facilita los gesto para una autodetención.

En la bajada todo cambia, mantener la posición es más cansado, requiere no perder la concentración, sobretodo en tramos que son peligrosos, un tramo puede ser peligroso y fácil, o difícil y no peligro, ante una caída las consecuencias de sufrir lesiones graves son las determinarán el grado de peligrosidad, si queréis llamamos a esto “exposición”.

En la siguiente fotografía (1) vemos:

  • Montañero 1: Demasiado erguido y piernas sin flexión, con lo que es fácil perder el equilibrio, separación de pies correcta.
  • Montañero 2: Mejor flexionado que el primero, separación de pies… demasiado justa.
  • Montañera 3: Buena flexión, separación de pies un poco amplia quizás.
Progresión con crampones

Progresión con crampones (1)

Continuamos viendo la progresión con crampones foto (2):

  • Montañero 1: Sigue erguido, separación de piernas correcta.
  • Montañero 2: Separación de piernas escasa aparentemente, longitud del paso, la zancada es un poco larga, aunque en la fotografía anterior no se aprecia, el piolet va mejor en la parte del monte.
  • Montañera 3: Correcta separación de piernas, longitud del paso: la zancada es larga, con lo que es más fácil tener un traspiés.
Progresión con crampones

Progresión con crampones (2)

Quizás hayamos deducido cómo puede ser una correcta progresión con crampones, en subida la progresión suele presentar menos problemas que en la bajada, en la bajada a máxima pendiente como son las que vemos en las fotografías, hay que hacerlo flexionando con una separación de piernas a la altura de la caderapasos cortos, conseguiremos: estabilidad y evitaremos que nos enganchemos con el interior de la bota,  y nos precipitemos de frente, caída esta que hay que evitar.

En bajadas fáciles y expuestas, una técnica correcta de cramponaje, y parar a descansar, nos pueden ahorrar algún que otro susto.  En bajadas más difíciles,  suele haber menos accidentes o la atención sube y renunciamos a pasar por ellas.

Te interesa leer:

También puede interesarte

Parque Nacional de Sierra Nevada: dos inviernos consecutivos sin accidentes mortales

30 marzo, 2013

Hay que saber renunciar a tiempo

3 julio, 2014

Alpes: Cósmicos, Cheré, Whymper a la Aiguille Verte – pinceladas de seguridad

8 julio, 2014

Deja una respuesta

Sin comentarios

Pin It
[ + ]