encorda2
Expediciones Primeros auxilios noviembre, 2010

Las congelaciones

Cuando se habla de congelaciones tengo la sensación de que siempre se hace desde un plano demasiado técnico: sus grados, profundidades. En estas cuestiones siempre echo de menos un lenguaje más claro, y unas instrucciones más precisas una vez salimos de la zona de montaña, para saber reaccionar bien sin tantos tecnicismos.

Lo primero es saber que las congelaciones no son identificables desde el primer momento, han de transcurrir unas horas y después de calentar la zona es cuando se empieza a ver el alcance de la lesión. En todo este tiempo siempre se puede hacer algo, pero tienes que saber qué.

Si te pasa en una zona aislada, remota, y con pocos recursos en el hospital, tienes que saber qué hacer, incluso si te pasa en un lugar que no están acostumbrados a tratar este tipo de lesiones, también tienes que estar pendiente, porque si no, te pueden tratar igual que harían con una quemado, sin embargo el origen de la lesión es distinto y su proceso de destrucción de células también. Os dejo un enlace muy bueno de un hospital de Chamonix, donde explican simple y esquemática de todo el proceso, aquí en España tendríamos el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, como hospital de referencia en el tratamiento de las congelaciones con José Ramón Morandeira, Mª Antonia Nerín como sus máximos exponentes en esta materia.

Interesante leer el tratamiento de las congelaciones.

También te interesa leer:

 

Imagen de previsualización de YouTube

También puede interesarte

Precauciones con el viento y las tiendas de campaña

7 diciembre, 2010
Pedro Partal Coca

Día internacional de las montañas. La morada de los Dioses

11 diciembre, 2015

Asistencia Sanitaria Europea

6 julio, 2011

Deja una respuesta

1 comentario

  • Responder Encorda2 29 noviembre, 2010 a las 11:07 pm

    Francisco Javier Fernandez Villen

    Me comenta lo siguiente:

    Apuntar un par de cositas al respecto:
    Las gafas nasales se pueden sustituir por una conexión de oxígeno con un difusor de aire de los usados para acuarios en su extremo.
    El objeto es difundir el oxígeno en la solución tibia …de suero povidonado y para ello, estos artilugios funcionan mejor que las gafas nasales.
    Recordar que usando lo que se use, debemos asegurar que no está contaminado para evitar posibles infecciones.

    Para proteger la zona afectada está podríamos decir que “prohibido”, el uso de vendajes compresivos o cualquier apósito, esparadrapo, etc. prieto. Lo correcto será justamente lo contrario. Cuanto mas flojo quede, mejor. El motivo es evitar cualquier dificultad añadida a la circualación a la zona dañada.

    Las curas se acompañan habitual y necesariamente de otras medidas y tratamiento farmacológico sistémico “que favorece desde el interior”, la necesaria recuperación de la zona afectada y previene posibles complicaciones. Y que son tanto o más importantes que las curas locales, después de que se produzca la lesión.

  • Pin It
    [ + ]